Encolado del tapón

Los tapones de botellas de plástico o metal no proporcionan un cierre hermético por si mismos. Requieren un revestimiento de la tapa para adherirse a la superficie interior y evitar, así la fuga de líquido hacia el exterior y la penetración de aire en el interior. Este proceso utiliza una aplicación por puntos a alta velocidad que adhiere el revestimiento al tapón de plástico.